Dr. Ricardo Villanueva García

Tag archive

Activistas - page 14

Reseña: ‘Vida y muerte de Petra Kelly’, de Sara Parkin

en Historia y Personajes Por

En España todavía cuesta ser feminista. Nos pesan los años de atraso en educación. Por la misma razón, los verdes y ecologistas son vistos todavía como algo extraño. Afortunadamente, algo va cambiando, y poco a poco hemos ido incorporando el discurso de unas y otros. Cuento esto porque leer Vida y muerte de Petra Kelly, escrito por su amiga Sara Parkin, estremece por lo actual que resulta el pensamiento de la protagonista del libro. Repasar sus páginas y meterse así de lleno en la cabeza de esta mujer verde de corazón rojo y morado que hace décadas hablaba de ecofeminismo, del poder vertical y jerárquico del patriarcado, de la necesidad de pasar al poder horizontal y compartido y de partidos que deberían funcionar como “antipartidos” suena tan actual que quita el aliento. Para colmo, el final, tiroteada mientras dormía por “el general amable”, su pareja, un ex militar convertido al pacifismo (sic), que tras dispararla se suicidó y al que costó ver como asesino, hacen de esta historia una pesadilla de violencia de género absolutamente actual.

Porque leer a esta diosa verde nacida en Alemania y criada en Estados Unidos, que volvió a Europa de veinteañera para inventarse a uno de los grupos ecologistas de más peso en el viejo continente es una lección de vida y política. Así, resulta delicioso apuntarse los libros que se encontraron en la mesilla de noche cuando la asesinaron. Petra Kelly, inquieta, hiperactiva y siempre activista, aprendía de las vidas de Aleksandra Kollontai, ministra de educación con Lenin; un volumen de Yelena Bonner, la viuda de Andréis Sájarov, y las historias de las orientalistas Franziska Gräfin zu Reventlow y Alexandra David Néel. Pero esa es solo una anécdota trufada de sus discursos y cartas. “Europa es estrictamente para hombres”, escribía en 1973. “Europa es un gran bastión de la supremacía masculina, la Iglesia, los partidos políticos, los sindicatos, las burocracias naciones y las instituciones europeas”, denunciaba dos años más tarde. Y esa defensa del feminismo lo ligaba a la discriminación sexual, la pobreza, la degradación ambiental y la política nuclear, contra la que batalló con toda su alma. Era una de sus grandes luchas, la pacifista, de la mano siempre del ecologismo, de unas políticas que, como explica el eurodiputado verde Florent Marcellesi en el prólogo del libro, olvidasen la palabra “producción”, pegadas a competencia y dominio. Ella abogaba por la ternura y las políticas pegadas a la reproducción, ceñidas a la cooperación y el cuidado de las personas.

“Petra recurría a palabras como feminismo, ecología y no violencia, pero estos términos invariablemente eran recibidos con miradas indiferentes por parte de los periodistas, que seguían manejando la misma estructura de la política de izquierdas y derechas”, recoge su amiga durante las páginas del libro. Y sin parar, en congresos, libros, ponencias, desde el Parlamento alemán, en universidades y cualquier foro repetía historias que, si le quitásemos la fecha, podrían escucharse hoy. “El amor y la libertad genuinos son la piedra angular del feminismo. Pero un amor basado en la solidaridad, no en el ideal romántico por el cual nosotras tenemos que sacrificarlo todo para obtener el amor”, apuntaba para todas aquellas coetáneas suyas, a aquellas y nosotras, mujeres actuales atadas a la búsqueda de príncipes azules. En cuanto a política, señalaba y sufría las broncas del tercer partido, el Verde, que había conseguido romper con el bipartidismo y entrar con fuerza en la política alemana y se quebraba por disputas de poder, de estructuras internas, idearios o formas de proceder. Y van pasando páginas, y el lector, que sabe el final, siente que llega la muerte de una mujer apasionada, valiente y necesaria. Tenía solo 44 años cuando la dispararon.

*Lula Gómez es periodista y colaboradora de tintaLibre

Biografía

 

Nació en Günzburg, Baviera, Alemania en 1947, y vivió y estudió en los Estados Unidos entre 1959 y 1970. Su nombre de soltera era Petra Karin Lehmann pero cambió su nombre por el de Kelly tras casarse su madre con el que sería su padrastro, un Oficial de la Armada estadounidense. Fue educada de muy joven en la religión católica en un convento de Günzburg y posteriormente asistió al colegio en Georgia, tras ser su familia trasladada a los Estados Unidos. No obstante, mantuvo su ciudadanía alemana durante toda su vida.

Fue una admiradora de Martin Luther King, Jr., hizo campaña a favor de Robert F. Kennedy y Hubert H. Humphrey en las elecciones de 1968 de Estados Unidos. Estudió ciencias políticas en la School of International Service en la denominada American University (Washington, DC) desde 1966 y fue graduada desde el European Institute en la Universidad de Ámsterdam en 1971. Mientras trabajaba en la Comisión Europea (Bruselas, Bélgica, 1971-1983), participó en numerosas campañas a favor de la paz y el medio ambiente en Alemania así como en otros países. Petra Kelly fue una de las fundadoras en el año 1979 del Partido de los Verdes (Die Grünen), el Bündnis 90 / Die Grünen. Entre los años 1983 y 1990, fue miembro del Bundestag por los Verdes. En mayo de 1983 viajó a Tenerife, dónde apoyó con su firma el Manifiesto de Tenerife, documento precursor del partido político de Los Verdes españoles.[1] Su publicación coincidía con la polémica sobre la pertenencia de España en la OTAN y el florecimiento de los diversos partidos verdes en el resto de países europeos.

Kelly recibió el Right Livelihood Award (conocido también como el Premio Nobel Alternativo) en 1982 “…for forging and implementing a new vision uniting ecological concerns with disarmament, social justice and human rights.”

En el año 1992 Petra Kelly moría asesinada en Bonn por un disparo cuando dormía, aparentemente por su pareja, el ex general y político del partido verde Gert Bastian (nacido en 1923), que después se suicidó. Los amigos de Kelly creen que la muerte era inesperada y ocurrió sin su consentimiento. Ella tenía cerca de 44 años; él tenía 69. (Los detalles de este suceso pueden encontrarse en diferentes medios de información).

Recordatorio de una vida

La ciudad de Bonn le dedicó en abril de 2006 un recordatorio de una vida dedicada a la paz, cambiando el nombre de una parte de la calle Franz-Josef-Strauß-Allee por Petra-Kelly-Allee. Existe una fundación dedicada a la divulgación de sus ideas y existe un premio entregado anualmente a las personas que han luchado por los derechos humanos, el Premio Petra Kelly.

Fundación Petra Kelly

Con el objetivo de permitir que las ideas políticas de Petra Kelly y su mensaje continúen vivos, se creó la fundación Petra Kelly, que fue fundada en 1997 como parte de la fundación Heinrich Böll. La fundación Heinrich Böll mantiene los archivos de Petra Kelly y presenta, desde el año 1998, el premio internacional Petra Kelly para los derechos humanos, ecología y política por la no violencia.

En palabras de su amigo, el Dalai Lama: “Petra Kelly ha sido designada para dedicar su vida y persona en la lucha por los oprimidos, los débiles y perseguidos de la época en la que vivimos. Su espíritu y legado de solidaridad humana e inquietud continúan para inspirarnos y animarnos a todos”.

Fuentes: wikipedia e infolibre

1 12 13 14
Ir a Arriba