La famosa defensora de derechos humanos Nasrin Sotudeh encara nuevos cargos

en Derechos Civiles/Derechos Humanos/DESTACADAS Por

La conocida abogada y defensora de los derechos humanos iraní Nasrin Sotudeh, premio Sájarov a la Libertad de Conciencia del Parlamento Europeo en 2012, detenida y encarcelada en junio pasado, enfrenta dos nuevas acusaciones mientras cumple con una pena de cinco años de prisión, precisó hoy a Efe su defensa.

Según el letrado Payam Derafshan, uno de los tres abogados de Sotudeh, las nuevas notificaciones le han sido presentadas desde que fue encarcelada en junio en sendas convocatorias ante la Fiscalía.

Una de las acusaciones está relacionada con su defensa a una mujer arrestada por quitarse el velo en público.

Le han dicho, según el letrado, que ella misma ha cometido “un crimen” al “criticar” los códigos de vestimenta femeninos y eso es “propaganda contra el régimen” para las autoridades.

Otra nueva acusación que pesa contra ella es “formar grupos con la intención de interrumpir la seguridad del país”, y la basan en que Sotudeh fue miembro de una asociación que aboga por la supresión gradual de la pena de muerte en Irán.

Pero según el letrado esa campaña nunca se puso en marcha, ya que se canceló la formación del grupo tras la detención en 2014 de la activista de derechos humanos Nargues Mohamadí, condenada a 16 años de prisión.

El abogado de Sotudeh explicó que estas dos acusaciones están en manos de la Fiscalía y al estar en la etapa preliminar no tienen acceso a los expedientes, debido a una nueva ley que solo permite a 20 abogados determinados por el Poder Judicial, acceder al expediente de los encarcelados políticos en la etapa preliminar.

Respecto a la actual situación de Sotudeh, Derafshan explicó que “lamentablemente se han cometido varias ilegalidades”.

En junio la detuvieron por una antigua acusación de acompañar y estar en contacto con espías por la que “la han condenado a cinco años de prisión”.

Sin embargo, según el letrado, al citado cargo “le corresponde entre seis meses a tres años de prisión”. Cinco años de prisión es la pena máxima para el delito de espionaje, aseguró.

Según una carta a la que Derafshan ha tenido acceso y tiene una copia, esta vez el Ministerio de Inteligencia ha dado la “orden” y está “involucrado” de modo directo en la detención de Sotudeh.

Derafshan explicó que el Ministerio de Inteligencia en su carta dirigida a la Fiscalía de la prisión Evin señala que la “compasión islámica, respecto a la señora Sotudeh no ha sido eficaz y ella ha llevado a cabo algunas actividades, apliquen la sentencia”.

Según el abogado de Sotudeh, a las “actividades” que el Ministerio de Inteligencia se refiere son las labores de defensa a Sotudeh a algunas de las chicas que participaron en el país en las protestas contra el uso obligatorio del velo en Irán.

Estas protestas contra el velo tuvieron lugar entre diciembre y febrero pasados, y llevó a algunas mujeres a subirse a una caja de electricidad en la avenida Engelab de Teherán y colgar el velo que cubre el cabello de un palo.

Sotudeh, de 55 años, ya estuvo encarcelada entre 2010 y 2013 por actuar, según las autoridades, “contra la seguridad nacional” y difundir “propaganda contra el régimen”.

Como abogada, ha defendido, entre otras notorias personalidades, a la premio Nobel de la Paz de 2003 iraní Shirín Ebadí, así como a opositores detenidos durante las protestas reformistas del Movimiento Verde de 2009.

Eldiario.es