Dr. Ricardo Villanueva García

Monthly archive

Agosto 2017

Revelado por fin el momento en el que surgieron formas de vida compleja

en Ciencias Por

Durante mucho tiempo, la Tierra estuvo ocupada por microbios simples que carecían de estructuras internas complejas y los científicos no han tenido muy claro cuál fue el detonante para alcanzar el nivel de complejidad de la vida actual. Sí sabemos que hace más de 500 millones de años nuestro planeta experimentó la madre de todas las edades de hielo. Y ahora, una nueva investigación publicada en Nature, asegura que este fenómeno no solo convirtió a la Tierra en una gigante esfera helada, sino que, probablemente fue el empujón que necesitaba la vida compleja para florecer.

En la reseca región central de Australia, los investigadores han encontrado una gran cantidad de rocas sedimentarias fosilizadas que les han permitido entender cómo eran las condiciones de la Tierra en ese entonces. Después de analizar escrupulosamente la gran colección de sedimentos fosilizados, los investigadores de la Universidad Nacional Australiana (ANU), han concluido que el final de una edad de hielo provocó que una gran cantidad de nutrientes llegara a los océanos, y que esto favoreció el crecimiento de las algas sobre las bacterias, lo que, a su vez, permitió después la aparición de los primeros animales.

La Tierra permaneció congelada durante 50 millones de años, durante los cuales, enormes glaciares convirtieron en polvo las montañas, liberando sus nutrientes (minerales). Y, cuando la nieve se fundió a causa de un evento de calentamiento global extremo, los ríos arrastraron estos nutrientes y los vertieron a los océanos. En estas condiciones, con océanos más cálidos y repletos de nutrientes, la vida pasó de estar dominada por bacterias, a formas de vida más complejas.

La firma que dejaron las primeras células

El equipo utilizó los biomarcadores preservados del hidrocarburo para calibrar la sincronización exacta de los organismos complejos que realizaban la fotosíntesis conocidos como Archaeplastida, una especie de depredador microbiano. Así descubrió un aumento en la diversidad y abundancia de esta forma de vida que coincidió con una brecha entre dos eventos climáticos significativos en la historia de la Tierra, dos glaciaciones llamadas Sturtian y Marinoan ocurridas hace 659 a 645 millones de años, durante el período criogeniano de la Tierra, un tiempo en que el hielo se extendía regularmente de los polos al ecuador en forma de glaciares masivos.

Desafortunadamente estas primeras células minúsculas no dejan los fósiles detrás cuando mueren, así que es difícil saber mucho sobre su abundancia. Pero en los resquicios de los minerales, han hallado restos de lípidos (grasas), que dejan trazas de material orgánico. La medición de las proporciones de las diversas moléculas puede dar a los investigadores una idea más clara de la diversidad y el tamaño de las primeras poblaciones de algas.

Actualmente, algas y cianobacterias son la base de la vida en los océanos, porque, gracias a la fotosíntesis, son capaces de producir azúcares a partir de la luz solar, que luego otros organismos pueden consumir. Pero ambos necesitan no solo rayos solares, sino también una buena despensa de nutrientes minerales como el fósforo o el hierro.

El agua ha sido la cuna de la vida tal y como la conocemos, pero también la tumba de muchas que desaparecieron mucho antes del primer ser humano. De muchos de los animales que poblaron la Tierra hace miles de años no queda ni rastro. Durante las épocas del Plioceno y Pleistoceno, la temperatura y altura de los mares estaba cambiando, y la modificación del clima tuvo un enorme impacto en el océano, algunas de las mayores variaciones en el nivel del mar en los últimos 66 millones de años ocurrieron durante esas épocas. Los científicos habían asumido hasta ahora que, mientras los crecientes mares impactaban a las poblaciones locales, la biodiversidad marina había resistido bastante bien a escala global. Sin embargo, un nuevo estudio publicado recientemente en Nature Ecology & Evolution asegura que el 36%, más de un tercio de los mamíferos, tiburones, tortugas y aves marinas, de la megafauna marina se extinguió al final de la época pliocena.

Beatriz de Vera

https://nmas1.org

1 2 3 12
Ir a Arriba