Dr. Ricardo Villanueva García

Monthly archive

marzo 2017

Los tres filtros de Sócrates

en Historia y Personajes/Pensamiento y Razonamiento Por

Roland de Gilead es el último pistolero de una estirpe de caballeros que se ha extinguido. Los pistoleros, durante muchos siglos, contribuyeron a que el Mundo Medio se mantuviera libre de maldad, violencia y guerras que rompieran la armonía del alma humana. Ellos poseen como armas un par de revólveres, los cuales usan para mantener la paz y erradicar a quienes realmente merezcan la muerte. Las balas sagradas que son descargadas por ellos, jamás están destinadas a asesinar a los débiles ni se utilizan de manera arbitraria. Para su uso, los pistoleros recitan una oración o filtro que justifica el hecho de apuntar contra un enemigo y apretar el gatillo:

No apunto con la mano, aquel que apunta con la mano ha olvidado el rostro de su padre. Apunto con el ojo.

No disparo con la mano, aquel que dispara con la mano, ha olvidado el rostro de su padre. Disparo con la mente.

No mato con mi pistola, aquel que mata con la pistola, ha olvidado el rostro de su padre. Mato con el corazón.

Los pistoleros y Roland de Gilead, en específico, pertenecen al universo de “La torre oscura”, saga literaria escrita por Stephen King entre 1982 y 2012. Esta obra posee un fuerte contenido filosófico y espiritual en el que las acciones cometidas por sus personajes están condicionadas por conceptos como la verdad, la paz, la justicia y la bondad.

 

ara que el ser humano pueda convivir de manera pacífica con sus semejantes y consigo mismo debe aplicar ciertas reglas o filtros que enfoquen sus acciones hacia el camino del bien. Sócrates, filósofo griego, desarrolló un proceso de raciocinio conocido como “el triple filtro”, el cual busca que nuestras palabras, pensamientos y acciones estén custodiadas por conceptos como la verdad, la bondad y la utilidad en nuestras concepciones sobre el mundo y, sobre todo, hacia las personas. Un adecuado filtro de emociones y palabras nos ayudará a estar en equilibrio con los demás y nuestro entorno.

Primer filtro: “No veas lo malvado”

Dar por hecho que las personas y sus intenciones son negativas, porque así lo cree sin comprobarlo, es uno de los grandes errores del ser humano. Este sentimiento suele ser el primer causante de un gran pesar en su interior que se traduce en dudas, resentimiento, ira, impotencia y una cascada de negatividad en su alma. Antes de decidir y afirmar que algo está lleno de intenciones negativas, se debe investigar lo que es verdadero. Luz y sombra son parte de ti y del mundo.

Pregúntate: ¿Es verdad lo que me están diciendo?

Segundo filtro: “No escuches lo malvado”

Cuántas veces no se ha escuchado a alguien hablar mal de una persona y a los oyentes dar por hecho su relato. Aquí inician los resentimientos y los puntos de vista condicionados por la falta de criterio. Dejarse llevar por los comentarios tendenciosos de alguien es vivir sin fundamentos viendo sólo lo malvado. Mujeres y hombres tienen la obligación de corroborar cada palabra que llega a sus oídos. La vida y sus personajes merecen ser analizados bajo la óptica de la bondad; no todo en la existencia es oscuro. Escucha lo que te llene de luz y no de sombras que cieguen tu razón.

Pregúntate: ¿Por qué escuchar lo negativo si también existe la bondad?

Tercer filtro: “No digas con maldad”

Uno de los comportamientos más seductores y recurrentes en la vida cotidiana es el de contar a otros lo que se ha escuchado sobre alguien (más aún si es algo malo). Aquí nace otro motivo para los conflictos, los resentimientos, los puntos de vista subjetivos y las malas relaciones humanas. Enfócate en destacar las virtudes de alguien: lo malo déjalo para otros momentos y para los jueces de criterio corto. Enaltecer a alguien le da bondad a tus palabras y a ti mismo .

Pregúntate: ¿En realidad es útil lo que voy a decir sobre alguien?

Aplicar este filtro en cada acción de tu vida te hará viajar más ligero por ella: libre de odio, libre de dudas y libre de enemigos. Recuerda juzgar cada situación y a cada persona bajo lo que tus oídos han captado y lo que has visto como testigo. De esta sabia manera tendrás la certeza de juzgar la vida como lo que realmente es: el sitio en el cual tu espíritu se enfrenta todos los días a un resurgimiento constante.

Nunca dejes de seguir las ideas de Sócrates para beneficio de tu vida.

1 2 3 5
Ir a Arriba