Dr. Ricardo Villanueva García

Category archive

Áreas creativas - page 2

El amor en tiempos del colera

en Áreas creativas Por

-Fermina, he esperado esta oportunidad durante 51 años, nueve meses y cuatro días. Tanto tiempo así la he amado, desde el primer momento en que posé mis ojos en usted, hasta ahora. Le repito nuevamente el juramento de mi fidelidad eterna y mi amor para siempre.

– ¿Fermina Daza te corresponde? – No lo sé. No hemos hablado. Por eso escribo la carta. Si puedo hallar la oportunidad, se la daré, pero ella siempre está con su tía. – Entonces debes conquistar a la tía, no a la muchacha.

– Fermina Daza. – Aquí estoy. – Hemos escrito demasiadas cartas y ha pasado demasiado tiempo. Así que ahora diosa coronada, le hago este juramento. Le juro mi fidelidad eterna y mi amor para siempre, y pido con toda humildad que me haga el gran honor de casarse conmigo.

Cuando mi esposa murió, me fijé una meta. Una meta… convertir a mi hija en una gran dama. Y eso es un largo camino que recorrer para un vendedor de mulas.

“No hay mayor gloria que morir por amor.”

Si el sufrimiento de tu propio corazón no te mata, la guerra civil que no deja de repetirse quizá lo haga. Y está la enfermedad que se interpone entre la explosión del derramamiento de sangre, el abrazo letal y asfixiante del cólera.

“El Portal de los Escribanos no es lugar para una diosa coronada.”

– ¿Le gusta la música? – ¿A qué viene la pregunta? – La música es importante para la salud.

– Mi tesis doctoral fue sobre la ventaja… – No quiero una lección de medicina. – Esta va a ser de amor.ç

Debes cuidarte de los tímidos.

“La guerra no respeta a nadie.”

Nunca he estado en la misma cama con ningún otro hombre. Ay… aparte de mi difunto esposo. Ahora Él está en su ataúd bajo tierra. Soy tan feliz. Soy feliz porque solo ahora sé con seguridad dónde está Él.

Nunca conociste a mi hermano Pío. ¿Sabes cuáles fueron sus últimas palabras? Dijo: “Lo único que me duele de morir es que no sea de amor”.

“Lo único que me interesa es el amor. Lo malo es que sin navegación fluvial no hay amor.”

– Dime, ¿Cómo defines el amor? – ¿El amor? El amor es… el amor es todo lo que hacemos desnudos. El amor espiritual, de la cintura para arriba, amor físico, de la cintura para abajo. – Ajá, sí, amor dividido. Eso podría ser un poema…

– La única enfermedad que alguna vez tuviste fue cólera. – No, mamá. Confundiste el cólera con el amor.

“La rutina es como el óxido.”

Más vale llegar a tiempo que que ser invitado, ¿no?

“No le temo a la muerte, le temo a la vejez.”

“Le ruego me permita hacer borrón y cuenta nueva. La edad no tiene realidad, salvo en el mundo físico. La esencia de un ser humano se resiste al paso del tiempo. Nuestras vidas son eternas, lo que significa que nuestros espíritus siguen siendo tan juveniles y vigorosos como cuando estábamos en plenitud. Piense en el amor como un estado de gracia no el medio para nada, sino el alfa y el omega. Un fin en sí mismo. Piense en el amor como un estado de gracia no el medio para nada, sino el alfa y el omega. Un fin en sí mismo”.

“Viajar es bueno para el espíritu agobiado.”

– Te amo, mi diosa coronada. – No lo dices en serio. – ¿Y hasta cuándo crees que podemos seguir así? – Toda la vida. – ¿Toda la vida?

“Después de 53 años, siete meses y 11 días con sus noches, mi corazón finalmente estaba pleno. Y descubrí, para mi alegría, que es la vida y no la muerte la que no tiene límites.”

“El amor en tiempos del cólera” Gabriel García Marquez

Ir a Arriba